D.U. PRO.CRE.AR Barrio La Rubita

Desarrollo Urbanístico PRO.CRE.AR – Resistencia, “La Rubita”

La manera que las ciudades crecen, la prácticas de los ciudadanos en el proceso de construcción de ciudad, el rol del estado en  a producción de infraestructura y cómo los distintos barrios se integran en un sistema urbano de mayor escala, forman parte de algunas de las temáticas que intentaron ser abordadas en este trabajo.

El proyecto urbano debe plantearse no sólo como la respuesta lineal a su demanda de origen – en principio la mejora sustancial en las condiciones de urbanidad de los vecinos -, circunscribiéndose a su escala barrial, sino que debe entenderse siempre como una oportunidad de afectación integral del entorno trascendiendo sus límites estrictos. Las escalas urbana y regional, serán siempre directa o indirectamente afectadas por la esperada transformación del barrio propiamente dicho. Son por lo tanto también escalas de trabajo del proyecto. La incorporación o transformación de un componente implicará siempre la reflexión acerca de un nuevo status para la estructura general que lo contextura.

INFRAESTRUCTURAS POSIBILITANTES

El presente proyecto urbano se produjo en base a una intervención infraestructural condicionante y anterior al desarrollo. La misma debía trabajar la situación hídrica del terreno a intervenir para posibilitar su habitabilidad.

Se proyectó, articulando entre la construcción de viviendas localizadas e infraestructura en una dialéctica necesaria para abordar territorios complejos. Los proyectos urbanos de escala, no sólo deben resolver la demanda específica de a quienes están dirigidos sino que además deben promover el desarrollo del contexto donde se insertan.

En plena conciencia de que dependiendo la manera en que se resuelven estas áreas intersticiales intermedias, dependería en gran medida la acentuación o no de la dificultad de irrigar y servir de infraestructuras, racional y equilibradamente a los barrios vecinos.

Se proyectó el Colector Arribalzaga y sus obras complementarias resuelven el saneamiento hidráulico de una amplia parte de la zona del sur de la Ciudad de Resistencia, y surgen como pedido de la Provincia al Programa PRO.CRE.AR del Banco Hipotecario, debido a que este urbanizará un nuevo sector en la cuenca denominado “Barrio San Fernando”. Considerando que dicha parcela tendrá un cambio de usos de suelo para implantar dentro de ella un sector destinado a nuevos “Lotes con Servicios” para la construcción de nuevas viviendas unifamiliares, y otro sector con fines de viviendas Multifamiliares, completándose el desarrollo con áreas recreativas y de usos comunes, es que se requirió desde La Provinicia de Chaco la resolución de las obras troncales de desagües que resuelvan la evacuación del citado barrio como así también su propia cuenca de aportes.

ASPECTOS URBANÍSTICOS

Este emprendimiento PROCREAR constituye por su escala e inserción, un área de nueva centralidad en la zona sudeste de la ciudad de Resistencia que busca catalizar el desarrollo urbano de este sector generando nuevas infraestructuras y usos que mejorarán notablemente el entorno de inserción del proyecto. En tal sentido, se conjugan varias estrategias urbanas que buscan integrar el nuevo barrio con el contexto existente a través de la continuidad de vialidades longitudinales y transversales, la producción de nodos de equipamiento, la mixtura de densidades y el tratamiento diferenciado de bordes para dar una respuesta integral a la complejidad de usos diversos planteados en la extensa superficie de la urbanización propuesta y su entorno de inserción.

El proyecto puede sintetizarse en tres elementos distintivos:

– una cabecera de equipamientos metropolitanos sobre la intersección de las avenidas Castelli y Arribalzaga. Este sector de la urbanización no sólo genera áreas para la instalación de equipamientos públicos sanitarios, educativos, sociales, recreativos y deportivos, sino que también tiene una función de contención hídrica con el fin de retardar el escurrimiento de la red pluvial interna en un lago que funcionará como reservorio. Cabe aclarar que este reservorio se conectará a la red de canales pluviales existentes y proyectados para el área urbana mediante un nuevo canal que se construirá a tal efecto.

– un tejido de vivienda de baja densidad destinado a la construcción de viviendas unifamiliares en lotes de 10 m de frente para beneficiarios de la línea “terreno + construcción” del PRO.CRE.AR. Este tejido de baja densidad se articula con áreas de equipamiento y un espacio público lineal que genera dos sub-áreas.

– un tejido mixto de densidad media de viviendas multifamiliares que articula las referencias anteriores, logra continuidad con las diversas tramas barriales circundantes, con calificaciones particulares de equipamiento, comercios y espacio público constituyendo sub centros. En este tejido de borde se conjugan diferentes tipologías de vivienda multifamiliar con alturas que varían entre PB+4 y PB+8.

La disposición de los variados tipos arquitectónicos en este desarrollo urbanístico se justifica en el armado diferencial de las distintas escenas urbanas: partiendo de prototipos individuales sobre calles barriales; bloques de media altura sobre avenidas principales, y torres en el sector de mayor densidad urbana del conjunto, en la intersección de las avenidas Castelli y España. Este último punto pretende ser un hito dentro de la urbanización.

La inserción en la trama urbana existente se da mediante la continuidad de las calles Franklin y Cervantes, que se plantean como ejes de vinculación entre el sector noroeste y sudeste del área intervenida. Al interior de la urbanización se disponen  vías de circulación transversales con dos características: vías de circulación rápidas a escala urbana con características de avenidas que cruzan transversal y directamente toda la urbanización, y vías de circulación lenta que proponen definir un carácter barrial y una mixtura de paisajes urbanos de gran calidad.

ASPECTOS ECONÓMICOS

El proyecto trabaja con dos unidades de gestión asociadas. Por un lado la operatoria de “Desarrollos Urbanísticos” del programa Pro.cre.ar en los sectores de media densidad y por otro “Lotes con Servicios” para las áreas de baja densidad. El mix de operatorias, garantizaba la convivencia de distintas escalas productivas asociadas al desarrollo.

La infraestructura y los edificios correspondientes al sector DU, serían llevados a cabo por empresas con la capacidad técnica y financiera para afrontar los trabajos. Mientras que los LCS serían una serie de créditos hipotecarios a construir por administración directa de los beneficiarios.

  • Autores 
  • Arq. Joaquín Antonio Lazcano
  • Arq. Juan Pablo Negro
  • Ubicación
  • San Fernando de Resistencia, Chaco, Argentina
  • Año
  • 2015
  • Equipo técnico Mecon
  • Lic. Fernando Ostuni (Director Nacional de Políticas Urbanas)
  • Arq. Sara Ciocca (Coordinadora de Planificación Urbana)
  • Arq. Juan Pablo Negro (Coordinador de Proyectos Urbanísticos)
  • Arqs. Joaquín Lazcano, Rodrigo Fernández Buffa, Matías Torres, Inés Molinari, Sebastián Laufer, Lucía
  • Solari, Martín Motta, Cielo Pipkin, Javier Fernández Castro, Pablo Ghia (Proyecto urbano y arquitectónico) Lic. Mariana López (Paisaje y espacio público)
  • Ings .Patricia Caso y Belén Mendiberri (Infraestructuras)
  • Arqs. Hugo Bersanker y Daniel Dinivitzer (Presupuestos y pliegos)
  • Arqs. Inés Schmidt y Gabriela Cragnolino, Lic. Pablo Schweitzer (Gestión y producción de suelo)
  • Lic. Christian Garcia y Patricia Lescano (Economía y finanzas)
  • Lic. Julia Ramos (Gestión social)
  • Dr. Fernando Alonso (Jurídicos)
  • Srta. Bárbara Sosa (Administración)
  • Distinguido BIAAR